La patata caliente es ahora para la RFEF

Reunión en la Federación donde se trató el tema de los descensos | RFAF

OPINIÓN | Pedro Expósito.- 9 de julio de 2019 y aquí nadie puede decir a ciencia cierta cuántos equipos conformarán el grupo noveno de Tercera División. En apenas una semana arranca el trabajo de pretemporada para la mayor parte de los equipos y la incertidumbre es la característica común en todos ellos.

Y es que a nivel de planificación, conformación de plantilla, puesta de largo de una campaña de abonos y demás, hay cosas que deberían ser definitivas antes de arrancar un proyecto de gran calado, como lo es competir a nivel nacional y autonómico para un modesto equipo de pueblo, cuyo presupuesto es el que es.

Ya no solo eso, sino que además existen conjuntos, como los malagueños de Tercera División, que no saben donde van a  competir… una situación que también atraviesan equipos de División de Honor, esa categoría que yo mismo bauticé como División de Horror – el tiempo me está dando la razón – que podría terminar la 2018-19 con la mitad de los equipos descendidos. ¡De locos!

El 6 de julio, el día que el fútbol andaluz se reunión en la Asamblea General de carácter anual, no se llegó a un acuerdo… no era el día, pero es que en la reunión que se mantuvo ayer, día 8 de julio, tampoco se llegó a nada concreto. Eso sí, lo que sí parece claro es que la RFAF, después de haber propuesto una votación entre los clubs de Tercera División, no vinculante, para llegar a un acuerdo sobre una liga de 20 o 22 equipos, cede ahora la responsabilidad a la RFEF.

Será el organismo que dirige Luis Rubiales el que finalmente decida sobre la composición del grupo noveno tras un año cargado de imprevistos – como los masivos descensos desde Segunda División B – y también de decisiones a todas luces erróneas, como el continuo goteo de circulares oficiales y comentarios “oficiales” que tranquilizaban a los clubs allá por el mes de abril.

Esa paz ahora se ha convertido en guerra y los clubs han encontrado en aquella “circular para la tranquilidad” un clavo ardiendo para evitar un descenso por arrastre que, en principio, estaba contemplado por la circular oficial que regulaba la competición en el grupo noveno.

Amparados también en la chapuza de la pasada campaña, donde se evitaron descensos y se dieron ascensos de más desde División de Honor, ahora los clubs malagueños descendidos se ven amparados y en pleno de derecho de protestar para tratar de quedarse en la categoría. ¿Quién les puede decir que no lo hagan? Desde luego yo no.

Mientras tanto seguimos esperando para conocer ya no solo la composición del grupo noveno de Tercera División y por tanto de División de Honor Andaluza en su grupo dos y de las diferentes máximas categorías provinciales de Granada, Jaén, Almería y Málaga. Todo esto a falta de unos días para que el balón ruede. El lío ya está formado. Tal vez habría que vivir menos del fútbol y más para él.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.