Prometo, prometo, hasta que te la meto

Estado del vestuario | Rafa López

OPINIÓN | Pedro Expósito.- “Prometo, prometo, hasta que la meto y una vez metido se acabó lo prometido”. No es una frase mía pero viene como anillo al dedo para explicar lo que está sucediendo en Jaén con las instalaciones dedicadas al fútbol en particular y al deporte en general.

No fueron pocas las protestas que recientemente se han ido vertiendo contra el Ayuntamiento  de Jaén por el total abandono de las zonas dedicadas al deporte, llámense estas campos de fútbol siete, de once, pistas de atletismo, campos de rugby o los aparcamientos de un Nuevo La Victoria – que se cae a pedazos – que de nuevo tiene nada más que el nombre. Protestas acalladas con promesas que ya nadie cree, de ahí el titular de este artículo.

La última imagen que levanta las iras de los aficionados al deporte y usuarios de estas instalaciones nos llegan desde el Campo de Fútbol de las Lagunillas, donde ya apenas se pueden jugar partidos de fútbol siete de carácter oficiales. De once ya ni hablamos porque es imposible al no tener ni porterías en condiciones…

En fotografías que nos han proporcionado a todos los medios de Jaén a través de las redes, se nos muestra el deplorable estado de los vestuarios del Campo de Fútbol de Las Lagunillas. Orinales que acumulan líquidos y hedor a partes iguales, puertas rotas, suciedad y sensación de abandono total es lo que recibieron unos jóvenes deportistas de entre 8 y 11 años a la hora de cambiarse para jugar su partido de fútbol.

Condiciones infrahumanas las que se muestran en las fotografías, ya digo aportadas por los propios usuarios, que si bien demuestran que el civismo es un tema a tratar por los usuarios de las instalaciones también pone de manifiesto lo poco que se ha interesado el Ayuntamiento de Jaén por mejorar la imagen de este campo de fútbol que se está erigiendo como verdadero adalid de la triste realidad que atraviesa la ciudad. Una imagen que traspasa fronteras y que daña tanto a la ciudad como a sus propios habitantes, clubs y usuarios.

Venir a jugar al fútbol a Jaén se está convirtiendo para los clubs rivales en poco menos que visitar el Tercer Mundo deportivo. Así sucede tanto en Las Lagunillas como en las Fuentezuelas, teniendo que agradecer las continuas mejoras que la FJF está haciendo en el Sebastián Barajas que, aunque poco a poco, va salvando la reputación de una ciudad que no hace mucho decidió también pasar de este campo rompiendo su acuerdo con la RFAF. De agradecer por lo que ha venido después. Al César lo que es del César.

El Atlético Jaén “B” ejerció de local en Villargordo | Atlético Jaén

Mientras tanto, esa subvención que llegó en septiembre, luce por su ausencia y las promesas de mejora de los campos de titularidad municipal de la ciudad, como por ejemplo Las Fuentezuelas, siguen mostrando día a día una versión que llegará el punto en que ya será imposible de empeorar.

Clubs como el Atlético de Jaén o la Escuela de Fútbol Internacional, por solo citar un par de ellos, ya suelen jugar sus partidos en campos de localidades cercanas como Villargordo, que por muy cerca que estén siguen estando lejos, ya que implican un sobrecoste en viajes y una exposición al peligro de la carretera que el Ayuntamiento de Jaén sigue permitiendo.

Tendrá que pasar una desgracia. No lo duden.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.