En el Matías Prats empezó todo para el Atlético Porcuna

Once en Lopera de aquella temporada | Atlético Porcuna

Pedro Expósito.- Domingo 28 de marzo de 2010, el Estadio Matías Prats se engalanaba para vivir la primera alegría de su recién fundado club, el UDC Torredonjimeno sin embargo la fiesta no fue para ellos. El rival que ese día visitaba el histórico estadio tosiriano, el Atlético Porcuna, jugaba por lo mismo y, aunque jugaba en desventaja, finalmente se haría con el ascenso a Regional Preferente dejando con la miel en los labios a los que allí se dieron cita.

Manuel Chumilla, hoy jefe supremo de un UDC Torredonjimeno que años después volvería a Tercera División, fue aquel día el verdugo para los tosirianos. La leyenda del Real Jaén se abría paso en los banquillos de la provincia y en su segundo año al mando del Atlético Porcuna iba a dar el pelotazo con el ascenso a Regional Preferente.

Capitanes ese día | JM Risquez

Podemos decir que Chumilla insertó en los rojiblancos, que llevaban sin competir de manera federada cuatro temporadas, ese gen ganador que él mismo aplicó años antes sobre el verde de La Victoria, Chapín y el José Zorrilla. Y es que el jugador con más partidos en la historia del Real Jaén CF cayó de pie en un club con una directiva – el tiempo le ha dado la razón – ambiciosa donde las haya y que tenía ya por entonces un objetivo claro: dejar al equipo de su pueblo lo más alto posible.

Ese domingo de marzo de 2010 el Atlético Porcuna llegaba como tercer clasificado en una Primera Provincial que contaba con equipos históricos; como el Iliturgi CF que salió campeón de grupo uno, un peleón Atlético Mengíbar, AD Lopera o Urgavona CF; siendo el recién fundado UDC Torredonjimeno segundo – ascendían los dos primeros de manera directa – contando además con tres puntos más y el gol average particular hasta ese momento.

Parecía una misión imposible para los porcunenses que sin embargo se plantaron sobre el césped natural, una superficie a la que no estaban habituados, sin ningún tipo de complejo.  A los tosirianos les valía el empate e incluso perder por un gol y es por eso que desde el principio el Porcuna fue a por todas.

Casi un millar de personas poblaron un Matías Prats que registró además una gran cantidad de aficionados llegados desde Porcuna, siendo el colegiado de este choque nada más y nada menos que José Luis Munuera Montero, hoy uno de los principales árbitros de Primera División.

Nada tenía que perder un equipo que asumía su segundo año de competición, desde que dejara de hacerlo en la 2003-04, y muy pronto se le pusieron las cosas de cara. Miguel Ángel Siles era el encargado de poner el cero a uno, y los nervios en la parroquia local, en los primeros minutos de juego.

El partido estaba donde quería el cuadro de Chumilla puesto que ya obligaba al Torredonjimeno a hacer al menos un gol que hundiera la moral de los porcunenses, que estaban a mil. A los locales, un grupo muy joven, tal vez les pudo la presión y el peso de la historia de días mejores en ese estadio y es que no cabe olvidar que una campaña fue de Segunda División B.

Todo eso pudo influir en los tosirianos que lejos de anotar otro tanto se marchaban frustrados al descanso viendo como su rival estaba crecido y su ascenso peligraba. Hay que decir que el partido fue de poder a poder y que tal vez mereciera ver puerta el cuadro local sin embargo lo que ocurrió fue lo contrario.

Juan Diego Torralbo, por entonces extremo de 29 años nacido en Cañete de las Torres, se iba a erigir en el gran héroe del Atlético Porcuna. Suyo fue el tanto que en el minuto sesenta y ocho le daba el ascenso a los suyos. No sin sufrir puesto que el Torredonjimeno lo intentó hasta el final y un gol hubiera frustrado la alegría visitante, un tanto que no obstante no llegaría nunca.

Delirio entre la parroquia visitante, lógica tristeza en el bando rival pero algo en común que ese día ninguno de los dos bandos conocían en ese momento y es que tanto Atlético Porcuna como UDC Torredonjimeno seguirían consiguiendo ascenso, escalando categorías y protagonizando entre ellos grandes partidos para hoy decir que son equipos de Tercera División Nacional.

Para el Atlético Porcuna ese día fue El Día. Y es que en ese momento este equipo se convertiría en la máquina de competir que es hoy. Después llegaría su primer título de liga en Regional Preferente, su primera participación en el fútbol autonómico en Primera Andaluza G. III, su paso a la División de Honor que conquistó la pasada campaña, su debut con victoria en Tercera División y su recordado por siempre paso por la Copa del Rey. Gestas todas ellas que no hubieran sido posibles sin aquel gol de Juan Diego que, ese año, firmó más de una veintena.

Ficha Técnica

Unión Deportiva Ciudad de Torredonjimeno: Raúl Carrasco, Lolo Arcos, Antonio Moreno, Miguel Díaz, Francis Calahorro, Javi Castellano, Jorge Díaz, José Andrés (Bonilla 77′), Jacob, Miguel Ángel (Cristian 72′) y Javi Osorio (Carlos 64′).

Atlético Porcuna Club de Fútbol: Pedriki, Peláez, Siles, Herrera, Fran Lara, Rafa (Juanfran 62′), Juan Diego, Chiqui, Escalona (Juanma 89′), Sammer y Ricardo (Chema 81′).

Goles: 0-1, Siles (9′); 0-2, Juan Diego (68′).

Árbitro: Munuera Montero, José Luis (Colegio andaluz). Amonestó por los locales a Jacob y por los visitantes a Herrera.

Incidencias: Casi un millar de aficionados en la grada del Matías Prats de Torredonjimeno, muchos de ellos llegados desde Porcuna.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.