Cazalilla, único municipio de La Campiña sin fútbol federado

Vista del Campo de Fútbol desde la Calle San Blas | Google Maps

Pedro Expósito.- Cazalilla, municipio de 824 habitantes según datos del INE, es el único de los diez que componen la comarca de La Campiña que no tiene fútbol federado en ninguna de las categorías. Ni sénior, ni sala, ni femenino. Nada.

Si el Atlético Porcuna milita en la Tercera División; Iliturgi CF y Urgavona en Primera Andaluza; y Atlético Arjonilla, AD Lopera y CD Útica en Segunda Andaluza; además de los federados en categorías inferiores y fútbol sala Espeluy, La Higuera, Escañuela y Villanueva, en Cazalilla nadie disfruta de que ruede el balón por su campo de fútbol de manera federada desde la 2002-03.

Es cierto que estamos hablando de uno de las quince localidades de nuestra provincia con menor número de habitantes – en ese ranking también se encuentran Lahiguera y Escañuela – sin embargo también lo es que, según los datos del INE, tiene más población – ligeramente – que en su última temporada activa.

El Cazalilla CF, que vestía camiseta amarilla y pantalón negro, disputó su última campaña en la citada 2002-03 poniendo fin aquella primavera a una historia de la que tenemos sus primeros datos federados en la 1982-83.

Equipo modesto donde los haya el Cazalilla nunca celebró un ascenso, siempre anduvo en la última categoría federada en los años en los que consiguió participar, ya que no siempre pudo enlazar varias temporadas seguidas. De todos es bien sabido lo complicado que es tener y mantener un conjunto competitivo en una localidad pequeña.

Sin embargo en aquella última temporada logró montar un equipo que quedó encuadrado en el grupo dos de Primera Provincial – lo que a día de hoy es Segunda Andaluza – si bien es cierto que por cercanía tal vez le hubiera venido mejor arrimarse al grupo uno.

Esa 2002-03 finalizó con el Cazalilla en la penúltima plaza, superando a lo que hoy es todo un Tercera División en la tabla, el Perogilense, ahora CD Torreperogil. El Villargordo levantaría la copa de campeón siendo los extintos CD Rus y Mengíbar CF los que cerraban el pódium.

También se midieron a un Cazorla que, hasta el parón por el COVID-19, perseguía un ascenso, un Mogón CF que fue el último guardián del albero en la provincia, y a un Santo Tomé CF que fue campeón no hace mucho pero que, por falta de jugadores, tuvo que renunciar a las mieles de lo conseguido.

Historias que hablan de lo complicado y lo sufrido que es a veces el fútbol, sobre todo en núcleos pequeños.

Advertisements
Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.